El aburrido ciudadanismo y la memoria revolucionaria. Sobre el documental “Juanas Bravas”.

El aburrido ciudadanismo y la memoria revolucionaria.
Sobre el documental “Juanas Bravas”.

En las últimas semanas se estrenó el documental “Juanas Bravas” dedicado a la memoria de la compañera anarquista Juana Rouco Buela desde el territorio dominado por el Estado de Argentina, presentándonos su vida desde un punto de vista que podríamos definir como “histórico”. Compañera nacida en 1889, con un recorrido que va desde la afiliación y participación activa en la FORA hasta la creación del periódico “Nuestra tribuna” la que:

“Será una hojita del sentir anárquico femenino. Una pequeña y grande tribuna de ideas, arte, crítica, y literatura.” (…)  “propagar “Nuestra Tribuna” en la fábrica, el taller, la campiña y la gran urbe, es un deber que incumbe a toda mujer consciente; a fecundar pues sus columnas.: “¿Qué nos circunscribiremos a hacer una propaganda femenina? ¿Quién dijo eso? Nuestros propósitos son esencialmente sociales, nuestra hojita será un quincenario anarquista de elevación mental de la mujer y el hombre, pero escrito por mujeres.”


Llegando años más tarde incluso a participar en la revolución española de 1936.

El relato que Juanas Bravas intenta realizar se conforma de entrevistas a compañeros anarquistas, entre ellos Orlando Torrado y Osvaldo Escribano, a las nietas de Juana Buela por otro lado, y a la académica Dora Barrancos, asesora del actual presidente del Estado Argentino.

Al hacer una crítica o lanzar una opinión de una película documental, podríamos pensar desde donde la hacemos, esta podría ser desde un egoísmo personal que se reduce a cuestionar “por qué no se dice lo que yo quiero que se diga”, a pensar las formas cinematográficas en las que se construye el relato, o a limitarnos a una objeción puramente ideológica.

Lo que Juanas Bravas nos invita en primer término es al debate ideológico, no por una propuesta lanzada por la película en sí, sino por la falta de la misma, en este sentido podríamos actuar con sorpresa la falta de una perspectiva anarquista en las líneas documentales, pero lamentablemente nos recuerda a la recuperación Estatal que las distintas películas y proyectos culturales de las instituciones Argentinas vienen realizando en las últimas décadas, donde encontramos rápidamente “Soledad” sobre Soledad Rosas, o “Ni dios ni patria ni marido” sobre Virginia Bolten, por nombrar ejemplos que utilizan el proclamado “nuevo auge” del feminismo para financiar sus proyectos artísticos, afirmándonos una y otra vez que es “desde las buenas intenciones”.

Lo que resulta problemático de la película en sí, es que no solo no responde a una memoria reivindicativa de la lucha anárquica, sino que al contrario, la bajada ideológica propuesta por la directora Sandra Godoy, es la idea que el anarcofeminismo se condice directamente con la lucha por el aborto legal encolumnada en la famosa “marea verde”, una idea que no solo responde a una perspectiva ciudadanista, sino que invisibiliza las posiciones que lxs compañerxs anarquistas han tenido frente a, por ejemplo, las manifestaciones pacíficas, el pedido de reformas, o el oportunismo político de dichas consignas. Juanas Bravas no se preocupa en profundizar el anarcofeminismo, ni las posiciones anarquistas de Juana, sino que construye un relato “bienintencionado” donde nuestras luchas se limitan al pedido por “mejores condiciones” y “justicia social”. Invisibilizando por ejemplo las decenas de oportunidades en las que dichas columnas y sus representantes intentaron entregar a la policía a compañerxs anarquistas, repitiendo la consigna de que “son infiltradas”, y pasando por alto la infinidad de expresiones que si se reivindican anarcofeministas tanto en este territorio como en otros, que van desde la conformación de bloques negros en Rosario, La Plata o Mar del Plata, hasta actividades y jornadas de debate, reflexión y posiciones críticas.

Siguiendo esta línea podríamos recordar por ejemplo como oportunamente se omite la posición de Rouco Buela frente al peronismo: “La dictadura y ascensión al poder del general Perón reeditó los atropellos de Uriburu; ningún dictador permite una institución que, como la F. O. R. A., se rija por el sistema federalista, luchando sus organizaciones por los medios que da la acción directa, es decir, sin que el gobierno intervenga para nada en las luchas entre el capital y el trabajo, sino que obreros y patrones se entiendan directamente, sin dar lugar a dirigir, ni ser dirigidos, como sucede con el movimiento obrero de hoy, que más que obrero es un partido político en el que se encumbran algunos y del que se aprovechan todas las dictaduras de derecha y de izquierda. Al llegar Perón al poder fue inmediata la clausura de los locales obreros de la F. O. R. A., allanamientos y encarcelación de sus componentes; de nuevo la destrucción de tantos sacrificios, teniendo que luchar muchos años clandestinamente, lo que ha dado como resultado un debilitamiento general de sus cuadros, que si no han desaparecido, ni desaparecerán nunca por su contenido ideológico, su reorganización se hace dificultosa por la desaparición de la gran mayoría de sus componentes.” 

Al mismo tiempo que, recordamos, se refuerza la línea ideológica del film en las palabras de la asesora del actual presidente Argentino, quien evidentemente es peronista, por si hace falta aclararlo.

Por otro lado se nos podría cuestionar que al fin y al cabo se le “da lugar” a los anarquistas, entrevistando a los compañeros mencionados, y hasta filmando los interiores de la ya desocupada “Solidaria” en Montevideo, frente a esto podemos pensar cómo es que se expresa ese lugar, y es reduciéndolo a un espacio cultural, donde lamentablemente las palabras expresadas por los compañeros reafirman este tenor histórico y cuasi extinto del anarquismo, acá podríamos señalar con el dedo y hablar del montaje o cuestionarnos la participación de compañeros en este tipo de instancias, dos temas complejos y enrevesados, en todo caso nos limitaremos simplemente a afirmar que ninguna obra, por más bienintencionada que se autoproclame  (y ejemplos nos sobran), que sea financiada o apoyada por instituciones gubernamentales, puede responder o reafirmar nuestras convicciones, aunque parezca obvio y repetitivo, el Estado es nuestro enemigo, incluso con sus representantes progresistas que dibujan guiños supuestamente afines, las buenas intenciones de estos productores siempre responderán a sus lógicas ciudadanas, reformistas y evidentemente legalistas, resulta algo hasta ridículo que haya compañerxs que le sigan dando la mano en busca de una “buena propaganda”.

Más allá del documental en sí, nos toca nuevamente pensar las formas en las que reafirmamos nuestra memoria revolucionaria, desde nuestras propias perspectivas, donde obviamente habrán desacuerdos y posiciones encontradas, pero que al fin y al cabo responden a inquietudes que por lo menos se reafirman anarquistas, ¿cuantas veces tendremos que seguir viendo la memoria anárquica dibujada detrás de un tibio tamiz reformista? Depende de nosotrxs  reivindicar la memoria de lxs compañerxs y de esta forma también profundizar y ser criticxs con las proyecciones que llevamos adelante, nuestra memoria revolucionaria no puede seguir siendo un hábito de consumo moldeado a gusto ciudadano, sino que busca romper con esta realidad y destruir todas sus instituciones, recordar a compañerxs como meros “luchadores sociales”, no solo es un insulto, sino que también retrata hasta qué punto podemos normalizar esas visiones en nosotrxs mismxs.

 

 

A continuación adjuntamos las palabras de Juana Rouco Buela por ella misma:

Juana rouco buela- Historia de un ideal vivido por una mujer

Bielorrusia: Anarquistas en el levantamiento contra la dictadura.

La decisión de traducir este artículo conformado por entrevistas hechas por Crimethinc a compañerxs en el territorio dominado por el Estado de Bielorrusia parte principalmente intentando acercar a estas latitudes un mínimo panorama de un contexto que para muchxs de nosotrxs pareciera lejano, tanto cultural como políticamente, pero que en las prácticas reales nos demuestra estar mucho más conectadxs desde las perspectivas anárquicas, con enlaces directos con compañerxs que vienen combatiendo al Estado hace largos años, y una revuelta en auge que se extiende en distintas partes del globo.

Si bien evidentemente tenemos diferencias acerca de algunos planteos, esto en lugar de ser una limitación, lo consideramos como una riqueza en las distintas perspectivas cuando nuestras finalidades se conectan en la negación del Estado y el Capital. Contrariamente a intentar establecer programas, estructuras permanentes organizativas o centralizadas, la multiformidad de los movimientos anarquistas nos permiten poder conectar, solidarizarnos, profundizar y compartir estas perspectivas en un mundo cada día más conectado tanto en sus virus como en su represión.

De esta forma las siguientes entrevistas invitan nuevamente a replantear nuestras proyecciones, las cuales a veces se limitan a perspectivas locales, y a repensar cómo entendemos el internacionalismo, tanto en términos solidarios con la rebelión, como en las formas en las que los Estados manejan sus políticas de acuerdo a los distintos contextos nacionales. Si bien somos conscientes de nuestras fuerzas limitadas y nos reconocemos en los distintos casos represivos, también dibujamos una sonrisa cómplice al encontrar revueltas que estallan, donde los grupos de afinidad anárquicos mantienen prácticas ofensivas que se propagan y llevan siempre un paso más allá las posibilidades antiautoritarias en los distintos territorios.

Por la destrucción de todas las fronteras.

Bielorrusia imprimir

Bielorrusia lectura

Un fuerte abrazo a lxs distintxs
compañerxs que hicieron posible
las entrevistas y a quienes siguen
apuntando por la destrucción de
lo existente.

(Chile) PERIÓDICO CONFRONTACIÓN #3

(Recibimos y compartimos) -Desde el territorio dominado por el Estado de Chile-

En un contexto global de pandemia continuamos editando CONFRONTACIÓN, mientras en Chile y el mundo el sistema de dominación se fortalece y extiende a través de la tecnología, la presencia policial y militar, la intoxicación comunicacional, la enfermedad, la muerte y la manipulación a través de la difusión social del miedo por parte del poder.

En Chile, la pandemia trajo consigo también un retrotraimiento de la revuelta y de la conflictividad callejera masificada desde el 18 de octubre de 2019, teniendo algunos rebrotes de rabia en los últimos meses. Por eso en esta edición reflexionamos sobre temas necesarios y contingentes desde perspectivas anárquicas e insurrectas de CONFRONTACIÓN.

Dedicamos este número a la memoria del compañero Mauricio Morales y enviamos nuestro calor insurrecto a lxs compañerxs anárquicxs Mónica Caballero y Francisco Solar, encarceladxs recientemente acusadxs de atentados explosivos contra policías, representantes y símbolos del poder. Con ellxs está la solidaridad anárquica que es palabra y acción.

PERIÓDICO CONFRONTACIÓN
CHILE, AGOSTO 2020
confrontacion@riseup.net
———————————

Confrontación 3-Impresión

Confrontación 3-Lectura

La Rivolta N°6

La Rivolta N°6, Buenos Aires, Agosto 2020.

Dibujo portada por @pokedmon

Notas:

-¿Qué es eso que necesita ser dicho? Reflexiones desde la simulación pandémica.

-El agujero negro de la virtualidad: Sobre comunicados fantasmas y el espectáculo insurreccional.

-Sobre el fetiche anarquista hacia Chile y otros territorios.

-Retazos para una profundización del nihilismo revolucionario.

-Apéndice final: sobre las manifestaciones del 1/8/20.

«…las notas que siguen a continuación no puedan funcionar como espejo, sino como pantalla oscura que intenta percibirse a sí misma, en la falta de un afuera nos toca pensar en nosotrxs, en nuestras ideas, y desde ahí poder proyectarnos, esperamos que pronto, hacia un futuro tangible y material, donde las ideas puedan reproducirse, donde el debate no se transforme en títulos virtuales, sino en intercambios fructíferos, podemos decir por lo tanto que este número es una expresión a futuro, un paso hacia la nada desde la que esperamos ser eyectados hacia la vida.»

LA RIVOLTA 6

La ofensiva anarquista continúa viva!

No somos un objeto de estudio, no somos una caricatura a ser reproducida en sus medios de desinformación.
Somos la ofensiva que mira su propia historia con consecuencia, somos la rabia vuelta acción, una de las tantas formas en que la anarquía desafía al poder y rompe la pasividad de la vida cotidiana.

A 3 años de la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado.

UN COMPAÑERO CAIDO EN ACCIÓN ES UN LLAMADO ETERNO A LUCHAR.

La ofensiva anarquista continúa viva: Toca para descargar

Podcast anárquico; Orsini N°1 junto a la Editorial L’anomia

Primer programa del podcast anárquico Orsini.
En esta ocasión hablamos junto a @lo_anomia sobre el libro «Tras la cresta de la ola» un puntapié que nos llevo a distintas reflexiones sobre las distintas revueltas contemporaneas, la lucha social y las tensiones en el territorio dominado por el Estado Argentino.


Esperamos que lo disfruten! ♥

Próximo lanzamiento: Voces anarquistas sobre la revolución cubana

Nuevo libro otoño 2020.
Decidimos traer al presente una serie de posiciones, debates y reflexiones sobre la revolución cubana, escritos entre 1959 y 1963, por compañeros anarquistas desde el territorio de Cuba.

Indagando el destino que afrontaron lxs compañerxs y cuáles fueron las posiciones anarquistas del continente, pero principalmente un recorrido profundo y extenso por la isla en los primeros años de la revolución desde ópticas antiautoritarias.

168 páginas.
Ed. Expandiendo la revuelta.
Precio promocional primeros ejemplares: efectivo o transferencia $350.
Por mercado libre $410 (por la comisión): Link a Mercado Libre Contacto: expandiendolarevuelta@riseup.net  
Instagram: @expandiendolarevuelta

 

La Rivolta: Desde la Pandemia N°2

Desde el territorio que denominan Buenos Aires, seguimos reflexionando sobre el contexto social y politico dentro del circo mediatico que nos impone el Estado y el Capital, desde los balcones como tribunas, entre defensores del orden social y justificadores seriales de la represión del Estado, por nuestra parte seguimos apuntando a la afinidad, a la critica antiautoritaria con la mirada fijada en la revuelta y esta olla a presión que intentan silenciar entre los medios de comunicación y los militares en las calles.
Un saludo a la distancia a todxs aquellxs que siguen firmes en las convicciones a pesar del encierro y la aparente paz social.

Desde la pandemia 2

Madrid Cuarentena City

Recibimos y compartimos:

MADRID CUARENTENA 

Sale a la luz el primer número de una nueva publicación anarquista en Madrid, en tiempos de Estado de Alarma, por la extensión de la guerra social.

Contenido:

-Hacia aguas desconocidas
-Que vuelvan las huelasgas. Que proliferen las okupaciones. Que lleguen los saqueos
-Sobre el ataque a nuestros lazos
-Crónica de motines, fugas y sucesos en las cárceles y CIES a causa de la crisis del coronavirus
-¿Volver a dónde? ¿Volver a qué?

Hacia aguas desconocidas

Llevamos más de una semana en estado de emergencia. La capacidad destructiva del virus no es algo ya cuestionable. Pero nos gustaría hacer unos apuntes sobre sus consecuencias no clínicas y sobres sus orígenes.
Si el COVID-19 surgió por un murciélago o por un intento estadounidense, que se ha ido de las manos, de deshabilitar la economía china, nos parece poco relevante ahora. Este virus, como otros anteriores en la historia que masacraron poblaciones enteras en la Amazonía, Mesoamérica, África y Oceanía, es un fenómeno biológico. Pero el contexto donde nace, la forma en que se propaga y la gestión de este son cuestiones sociales.
Este virus es el resultado de un sistema que mercantiliza cada proceso, objeto, relación o ser vivo en la tierra. Extendido rápidamente por la macroconcentración de mano de obra y corpus consumista de las ciudades, que se alimenta de la agroindustria y la ganadería intensiva. Un flujo constante de bienes humanos (5.000 millones de personas vuelan anualmente alrededor del planeta) a velocidades frenéticas, reflejados en 200 caracteres y 5000 likes.
Es precisamente este empeño en artificializar todo, hasta nuestras
emociones, basando todo en el beneficio, viendo el mundo a través de una pantalla, dejando que nuestra mente sea colonizada por la “eficacia”, lo que nos ha llevado a una pérdida paulatina de lo “humano”, de lo “vivo”.
Facilitando que medidas tan extremas, en las que solo hay dos motivos para salir de casa (trabajar y consumir) hayan entrado de una manera no exageradamente traumática. A la vez que se nos plantea como vía de escape las mismas dinámicas tecnófilas que nos han conducido al desastre. Si a esto le añadimos el miedo, el gobierno del miedo, terminamos perdiendo el norte y reinterpretando conceptos como el de responsabilidad o solidaridad.

Serás tildadx de irresponsable, por ejemplo, si no te sometes al arresto domiciliario voluntario. Menuda perversión del significado, que no es otro, en realidad, que el abrazo entre el corazón y la cabeza, entre el análisis, la decisión y la acción. Con ese grito de “inconsciente”, como poco, que recibirás desde la ventana si vas, por ejemplo, de la mano con tu compañerx por la calle, se te está gritando, en realidad, “¡obedece la norma!”. De la misma manera sucede con las llamadas a la solidaridad que son traducidas por servidumbre voluntaria colectiva cuando se convierten en un acrítico #yomequedoencasa.

¿Qué pasa con las cientos de personas que se acumulan en Atocha y Chamartín entre 6.30 y 8.30 de la mañana? ¿Por qué no se han paralizado las obras de construcción de edificios en una ciudad que tiene un excedente desorbitado de viviendas? ¿Las personas hacinadas en IFEMA no son personas? ¿Es desquiciante estar una semana encerrada? ¿y pasar 5,
10, 15, 30 años y que ahora no puedas recibir ni una visita, ni un vis a vis y en muchos casos las llamadas y el correo absolutamente restringido? Por citar solo algunos hirientes ejemplos.

Para las personas que no tienen hogar ya no es posible una anónima supervivencia, ya no pueden pasar desapercibidas cuando la jungla de cristal se ha convertido en un desierto de hormigón. Son, más si cabe que antes, personas prohibidas. Que en el mejor de los casos serán pastoreadas hacia rediles como IFEMA. También se ha desatado la, ya de por sí exacerbada, impunidad policial contra lxs otrxs prohibidxs, lxs que no pueden acreditar mediante escritos burocráticos que son personas
con “plenos derechos”, o que sus rasgos o color de piel inducen a los torturadores uniformados a pensar que no. (La prensa mayoritaria acredita numerosos casos de agresiones policiales en Lavapiés, Centro y otras ciudades). Porque una pandemia sigue siendo una cuestión de clase, de privilegio, de muertes no tan aleatorias.

No se nos ha otorgado el poder del augurio como a Casandra, pero sí, en cambio, la maldición de Apolo. Es decir, no tenemos la certeza de que estos pronósticos se cumplan (aunque hay evidencias inequívocas de hacia donde apunta el poder y muestras, ya fehacientes, de este tipo de medidas), sin embargo, nos tememos que difícilmente seremos escuchadxs.
Creemos que todas estas medidas de control se volverán permanentes, como ya ocurrió con las leyes antiterroristas tras el 11S, o recurrentes; que no nos extrañe que en el futuro seamos nuevamente llamadxs al confinamiento en circunstancias como tempestades, huracanes y todo tipo de crisis climáticas, que por seguro llegarán, o nuevas y viejas epidemias que volverán a llamar a nuestra puerta. Rastreo de movimiento por teléfono, controles biométricos y de temperatura, limitaciones de
movimiento en función de estos… son una realidad ya y han venido para quedarse. A esto habría que sumar la precarización generalizada de la vida que vendrá a medio plazo, la socialización de la pobreza…

Llegados a este punto queremos compartir la idea de que el presente, o el pasado más bien, el mundo tal y como lo conocemos: basado en la dominación, con sus estructuras perpetuadoras de miseria, su ortodoxia, su afán liberticida… no nos vale. Y de ninguna manera queremos volver a él.

Empecemos a intentarlo. Teniendo en cuenta que hay gente que no nos gustaría infectar, rompamos el aislamiento. Actuemos, si es necesario, a nivel individual. En esta realidad incluso golpeando a ciegas es muy fácil acertar. Comuniquémonos, hablemos, circulemos información y seamos críticxs, forcemos los toques de queda, mapeemos el control (dónde y cuándo se patrulla, que espacios han quedado vetados, dónde habiendo
abastecimiento…). Fomentemos las huelgas y el cierre de empresas. No queremos una gestión de la crisis. Queremos experimentar, chocar, luchar, conflictuar…
Esforcémonos por incidir en un presente aunque cuando levantemos la vista no veamos el horizonte. Quizá precisamente aquí se encuentre la clave, dejemos atrás verdades, convicciones y seguridades, naveguemos con pasión por la aventura hacia aguas desconocidas, hacia amaneceres de libertad y revuelta.

La Rivolta desde la pandemia

Dejamos a continuación algunas reflexiones desde el territorio dominado por el Estado Argentino, dedicadas al clima en la pandemia generada por el COVID-19 y una cuarentena ejecutada por el Estado nacional con sus fuerzas armadas para el resguardo de la propiedad privada y la protección de la burguesia en un momento en donde el encierro se vuelve moneda corriente y la falta de salud fisica y mental nos deteriora con el correr de los días.

La rivolta desde la pandemia